Aunque el casual ware invade nuestra vida cotidiana, lo cierto es que existen ciertas normas de protocolo y etiqueta en el vestir, que en algunos actos deben respetarse. En ocasiones las invitaciones no lo indican.

Entonces, las normas de protocolo y etiqueta femeninos se rigen por la hora del evento, clase y lugar.

Tarde

En un afterwork, mejor usar un estilo un poco más formal, o smart casual. Pantalones, faldas hasta las rodillas, camisas, americanas, zapatos con un poco de tacón y bolso mediano o grande es muy acertado para este estilo. Que no difiere mucho del código de una oficina.

A partir de las 7 u 8 de la tarde, la cosa cambia. El estilo cóctel, o media etiqueta, es la norma. Se trata de un vestido corto y elegante, aunque se acepta hasta la rodilla. Combínalo  con un bolso de mano y joyas discretas. En función de la época del año, usarás colores más claros con el buen tiempo o más oscuros con el frío. Siempre con medias. Tanto invierno como verano. Con el calor, media de verano. En cambio con el frío medias de DIN 20 tanto claras como negras. Se usa en recepciones, presentaciones, restaurantes de categoría o bodas de día o bautizos. El maquillaje más sofisticado, sin caer en el error de potenciar labios y ojos a la vez.

Noche

De noche, en estrenos de ópera, fiestas y grandes recepciones o celebraciones, la indumentaria correcta es de gala. Se trata de vestido largo para las mujeres. A pesar que el negro es el color principal, en este estilo se permite cualquier tejido, color o escote. Los bolsos de mano pequeños de fantasía. Las joyas son muy elegantes y extremadas. Los peinados y maquillajes sofisticados.

En definitiva, la norma general de protocolo y etiqueta es que a medida que pase el día la indumentaria debe ser más formal, hasta llegar a gala, que es noche.