Siempre me gusta encontrar restaurantes con encanto para comer o cenar. Más que la carta y la calidad en sí, es el espacio, el ambiente que se respira o el momento. Durante mis viajes he encontrado rincones que nunca me hubiera imaginado. Son momentos únicos en los se quedan grabados en la mente. Los lugares que recuerdo con más encanto son: Ménerbes dans le Luberon (Francia)…