Viajar sola por Bali

Viajar sola por Bali es tarea fácil. No es como otros destinos que necesitas cerciorarte de la seguridad.

Viajar sola a Bali es una destinación segura para una mujer . Cosa que no pasa lo mismo en otras islas del archipiélago indonesio.

La primera impresión al llegar al aeropuerto es de una isla muy moderna, casi con halo hawaiano. En este momento te entra una sensación de seguridad.

Hay dos ciudades que concentran la mayoría de establecimientos hoteleros: Kuta y alrededores y Ubud.

La zona de Kuta

En Kuta se encuentra en el sur de la isla junto al mar. El ambiente es muy juvenil y surfero. Las noches son muy animadas. Una mujer sola podría llegar a tener algún problema a altas horas de la noche si corriera mucho alcohol. De día, toda esta zona es muy tranquila.

Las playas de Kuta y alrededores son especialmente espectaculares. Azules y cristalinas con fuerte resaca que son ideales para los deportes acuáticos. Sin embargo, no son muy aptas para el nado.

Cerca de Kuta, se halla el complejo de Nusa Dua. Un paraíso único que alberga hoteles de alta gama. Lleno de jardines, playas idílicas y lujo, este enclave es idóneo para las mujeres viajeras solitarias. La seguridad es absoluta.

El sur de Bali está lleno de recursos turísticos, pero destacaría dos. El primero, el templo de Luhur Ulu Watu, situado en el extremo de un acantilado con unas vistas impresionantes. El único peligro son los monos que habitan en él. Deben evitarse. Y en segundo lugar, el templo Tanah Lot y las vistas de sus atardeceres. No dejan indiferente.

Ubud

Ubud es la ciudad cultural. Todo es mucho más tranquilo. La primera impresión, si la comparas con el sur, es una urbe muy rural. E incluso alejada de los occidentalismos urbanos. Sin embargo, es una ciudad bulliciosa llena de recursos culturales, gastronómicos, comerciales, naturales y hoteleros. Tanto de día como de noche, una mujer sola puede desenvolverse con tranquilidad. Los locales nocturnos cierran como máximo a medianoche. A estas horas, las calles son solitarias. Y en algunos puntos, sin demasiada luz. Pero es segura.

Alojarse en Ubud es otra opción muy recomendada. Existen infinidad de establecimientos para todos los bolsillos. Pero te aconsejo que, si te gusta salir de noche, busques un alojamiento lo más cercano posible de Monkey Forest Road o Jalal Raya Ubud. Simplemente porque no vas a encontrar ningún taxi que te lleve. Aunque muchos hoteles más alejados ofrecen el servicio de shuttle al centro, pero sus horarios no siempre son compatibles con tus necesidades.

La mejor manera de desplazarse por la isla es en un taxi privado.

Lo puedes alquilar por horas o días. Es muy fácil conseguirlo porque tienes ofertas en cada esquina. Eso sí, te toca regatear o sí, o sí.

El mayor peligro en Bali es su clima. Tropical: húmedo y caluroso. Por eso, te aconsejo que lleves ropa cómoda y fresca de algodón o lino y un sombrero. Y, evidentemente crema solar.

A partir de aquí, viajar sola por Bali será un sueño hecho realidad.

Deja una respuesta